Airlite

AIRLITE es una pintura totalmente ecológica, con acción fotocatalítica de última generación, que proporciona un efecto purificador del aire actuando exactamente igual a como lo hacen las hojas de los árboles de un bosque frondoso. Un nuevo y asequible sistema para combatir la polución urbana y de nuestros hogares. Se presenta en formato de eco pintura y es eficaz como los árboles.

Su exclusiva tecnología anti-contaminación limpia el aire de sustancias nocivas, elimina virus, bacterias, esporas y moho. Combate de forma permanente los malos olores que se desprenden, por ejemplo, de los alimentos o cigarrillos, y evita que la suciedad se deposite en las paredes, haciendo el ambiente más higiénico y confortable.

Podemos convertir nuestras paredes en un purificador de aire natural, utilizando únicamente la energía de la luz solar. Está comprobado que pintar una superficie de 100 m2 con Airlite reduce la contaminación del aire igual que un área de 100 m2 cubierta con árboles. Y sus efectos van más allá, esta eco-pintura elimina el 99,9% de las bacterias de las superficies, impide permanentemente el desarrollo de esporas y mohos y elimina el olor de los entornos cotidianos.

AIRLITE refleja la mayor parte de la radiación solar infrarroja, impidiendo el paso del calor excesivo a estancias y habitaciones. En verano y en climas cálidos esto permite ambientes más frescos de una manera natural, con un ahorro de energía eléctrica para aire acondicionado que se sitúa entre un 15 y 50%. De este modo, también se consiguen reducir las emisiones de CO2, responsables del cambio climático.

Esta innovadora aplicación puede ser utilizada en cualquier lugar en el que se considere necesaria la disminución de sustancias contaminantes y nocivas en el aire, tanto en nuestros hogares como en edificios públicos, escuelas, guarderías, hospitales, restaurantes, hoteles, fachadas, túneles, parkings, etc. Se aplica tanto en interiores como en exteriores y otra de sus grandes ventajas es que su capacidad purificadora no pierde efectividad con el paso del tiempo. Ciudades como Londres, Milán o México DF ya cuentan con AIRLITE en muchas de sus construcciones y edificios, tanto públicos como privados.